10 nov. 2013

Partida 10/11

Salve, caminantes.

Después de unos dos meses sin partidas (la última fue una de Marines vs Xenos que no se qué pasó con el desglose de los turnos xD) esta mañana hemos echado una el Devorador y yo a 1500.

Mi lista no era nada del otro mundo… en verdad los Tiránidos podían ponernoslo muy difícil, sobre todo con sus voladores monstruosos y sus poderes psíquicos (ya de por sí potentes)... sin contar con los Tervigones, Cárnifex, Trigones… y demases xD.

¿Qué puede hacer un humilde Lobo Espacial contra todo eso…?



No hay voladoras propias para contrarrestar las enemigas. No hay un antimonstruosas decente, sólo podemos pegarles tiros a mansalva y asaltar a los Tiranos de Enjambre (porque a los Señores de la Horda sólo podemos alejarnos y correr). Los Lobos Solitarios no entran en la ecuación, no quiero sacrificar ciento y pico puntos para entretener un par de turnos un Señor de la Horda. (Uy un par xD más quisiéramos).

Mirando el Codex me ha parecido muy oportuno usar el Alpha Strike para lidiar con todo ello. Y otra vez… ¿Cómo podemos los Lobos hacer un Alpha Strike? ¡Con Cápsulas!

Y eso me llevó a una última conclusión: ¡cápsulas a mansalva!

Una lista con 5 Cápsulas, 2 de Dreadnought, 1 de 8 Guardianes Lobo con combiplasma y 2 de 7 Cazadores Grises con Plasma y un Guardia del Lobo. 2 Sacerdotes Rúnicos y un Lobo.

La lista Tiránida era: Tirano volador con bidevorador, 2 tervigones, 2 de 20 termagantes, 1 de 3 Zoántropos en espora, 1 Maldición de Malan’tai, 1 Trigón y 1 de 20 Gárgolas.

La misión era los Grandes Cañones. He robado la iniciativa, así que he puesto en marcha mi plan.

Sólo ha desplegado dos Tervigones y las 2 de 20 termagantes. Ahí he visto mi oportunidad. Si era capaz de, con 3 cápsulas, matar todo lo que había en la mesa, estaba hecho. Los dos Sacerdotes Rúnicos iban con Fauces del Mundo Lobo y otro poder diferente (uno con la tormenta anti-retros y el otro con la cobertura 5+), así que estaba casi seguro de que podía quitarme los dos Tervigones de una vez. Las unidades de Cazadores Grises darían cuenta de los Termagantes, ayudados por las Cápsulas. Y la de Guardia del Lobo con el Sacerdote Lobo por si uno de los Tervigones no caía.

El planteamiento eliminaba los Dreadnoughts, ya que con un Cañón de Asalto cada uno no podría acabar con 20 (a lo mejor ni con 4) termagantes. Los Colmillos Largos estaban super lejos y no alcanzaban a ninguno, así que era un todo o nada.

Turno1:

Tiro las Cápsulas de los Cazadores Grises delante de las unidades de Termagantes y la de Guardia del Lobo detrás de un bosque a 8” del borde de la mesa, jugándomela a una salida del tablero a 5+ con la dispersión de 2d6. Russ ha querido que tirase tres puntos de mira en sucesión: ninguna Cápsula se ha dispersado. Los Cazadores han salido con ganas de muerte, los Sacerdotes Rúnicos se han puesto lo más lejos posible de los Tervigones y fuera de coherencia de unidad con sus respectivas unidades (para evitar la Sombra de la Disformidad, que aun así he tirado sin darme cuenta, sin consecuencias para mí; y para que los Cazadores pudiesen disparar a los termagantes). La Guardia del Lobo se ha puesto en línea, para poder disparar a cualquiera de los Tervigones si se diese el caso.

La fase de disparo ha estado muy bien: los Sacerdotes han sacado el poder y… ¡puf! a cagar los Tervigones. Los Cazadores han disparado y se han levantado cada una de las unidades a la mitad de los termagantes. Las Cápsulas han disparado para ayudar y los Guardianes Lobo han eliminado los 16 termagantes que quedaban en una de las unidades. La mitad de la unidad que quedaba de termagantes ha tirado el chequeo de Liderazgo y… ¡puf! se retiran 6” estando a 5” del borde.

Algo así solo pasa una vez en la vida.

La foto de "cómo quedó la mesa".